• Argentina
  • Sin duda, el vino como decadas atrás hizo el tango, está latiendo fuerte en el corazón de Argentina, y según el último informe de la Organización de la Vid y el Vino, en el 2016 los Argentinos son los 7º consumidores de vino en el mundo y los 5º en producción superando los 1000 millones de litros. Las exportaciones también han ido en aumento en los últimos años teniendo sus principales mercados en USA, Reino Unido y Canadá. Todo esto gracias a una tradición vinícola que se remonta al siglo XVI cuando según cuentan los historiadores un clérigo cultivó cepas de variedad moscatel con procedencia española para llevar a cabo el ritual de la misa. Esa fué la semilla que explosionó con fuerza en el siglo XIX debido a la enorme migración de Españoles, Franceses e Italianos y a la creciente demanda interna, y es que Argentina tiene los atributos necesarios para el excelente desarrollo de la vid, con un clima caluroso y seco, un estrés hídrico contrarestado con una irrigación de agua dulce glaciar y la poca o nula utilización de los pesticidas.

    La superficie cultiva en el país es de 220.000 hectáreas. Los vinos argentinos tienen unas señas de identidad que los hacen especiales debido a la altitud, la continentalidad del clima y la gran diversidad de sus terruños siendo una tierra de grandes contrastes. Como ejemplo la variedad reina Argentina es la tinta  Malbec que aunque es originaria de Francia se ha adaptado a este suelo mejor que a ningún otro, dando lugar a afamados Malbec a nivel mundial, que es un vino poco astringente debido a la baja concentración de taninos de la variedad, otorgandole un sabor muy refinado. También hay que destacar la variedad Torrontés criolla original, siendo el único pais que la produce.

    En Argentina todo se hace con pasión y están orgullosos de ello, haciendo suya la frase de Bernardo Piuma: "El que vino al mundo y no toma vino, ¿a qué vino?", así en el año 2010 a través de un decreto presidencial el vino es declarado bebida nacional, incluyéndolo como alimento fundamental de la dieta argentina. Además las principales regiones vinícolas argentinas estan haciendo un gran esfuerzo económico para impulsar el turismo enológico después de la devaluación que sufrió su moneda en el año 2002 favoreciendo a la recuperación económica a traves de inversiones del exterior que han desarrollado las bodegas para que no sólo se pueden visitar sino que los turistas pueden pernoctar y disfrutar de la gastronomía de la zona en las mismas, desde la helada Patagonia hasta las cobrizas tierras del Norte repletas de asombrosos paisajes.

    Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar