• Grecia
  • Los griegos aseguran que fueron ellos los que inventaron el vino en Europa y razón no les falta ya que está constatado que la viticultura existió en Grecia desde finales del Neolítico, siendo años después, cuando a través del comercio con las tierras del antiguo Egipto, los habitantes de Creta aprendieron los metodos vinícolas que tendrían influencia no solo en el desarrollo vinicola de la antigua Grecia, sino de todas las culturas europeas como Etruscos, Celtas y Romanos.

    El culto al vino y a su dios Dionisio, celebrado en diferentes fiestas, fue muy activo durante toda la Grecia Micénica. 

    Actualmente Grecia como país mediterraneo que es, obstenta una larga tradición de vinos de producción nacional de variedades regionales clásicas a las que el consumidor está muy adaptado. Aunque el mercado de vinos de alta gama esta empezando en comparación con otros países europeos, empieza a posicionar fuertemente los vinos blancos, que por lo general suelen ser mejores que los tintos.

    Grecia exporta principalmente a Alemania, Francia y Estados Unidos. Italia en el 2012 era el segundo comprador de vino griego pero 4 años más tarde ocupa la decimá posición.

    Grecia cuenta con una extensión de viñedo cercano a las 150.000 hectáreas, la mayor parte están situados en zonas montañosas, normalmente a más de 1.000 metros, aunque también se pueden encontrar en zonas de costa, continentales e incluso volcánicas. Geograficamente hablando los viñedos griegos se distinguen entre los del norte, Grecia central, el Peloponeso y las islas de Creta, del Mar Egeo y las Jónicas, cada una con rasgos topográficos singulares que les otorgan a los vinos griegos su caractér único y diverso. 

    Tiene un clima mediterráneo muy favorable para la viticultura, sobre todo en las zonas costeras.

    Aunque Grecia cuenta con más de 300 variedades de uvas propias, las variedades insignia son para las blancas la Assyrtico que se da principalmente en Santorín, la Roditis originaria del Peloponeso y la Moschophilero producida en Mantinia. La Sauvignon Blanc y la Chardonay se utiliza para mezclar con las uvas locales. En las tintas destacaremos la Agiogitiko utilizada para producir los caldos de Memea, la Xinomavro plantada por el norte del país y la Mamdilria muy plantada en las islas. Se utilizaran variedades como la Cabernet, la Merlot y la Syrah para mezclar con las autóctonas.

    En cuanto a la categoría de los vinos, gracias al estar integrada en la Unión Europea, tiene una legislación acorde, clasificándolos en dos tipos: Vinos DOP (Denominación de Origen Protegida) que incluira los AOQS (Denominación de origen de Calidad Superior) procedentes de areas vinicolas históricas, usando uvas autoctonas y con restricciones segun altitud, limites naturales, rendimientos máximos, etc.. 

    Los vinos IGP (Indicación Geográfica Protegida) lo que podriamos llamar vino de mesa y que comprenden los vinos locales y los vinos de Denominación tradicional. Dependiendo de la amplitud geográfica las zonas de IGP se dividen en 3 niveles: Vinos regionales IGP, vinos de Distrito PGI y vinos del Área PGI.   

    Destacar también la importancia del conocido vino retsina, que es un blanco al que se le añade resina de pino y su consumo se disparo debido a la crisis con un precio inferior en comparación con otros vinos blancos.

    Debido al gran estusiasmo de los vinicultores y bodegueros griegos unido a nuevas técnicas de viticultura con los más innovadores avances, se persigue un futuro basado en la fusión de historia y modernización para conseguir vinos con calidad y caracter que se plasmen con fuerza en el mercado internacional y lleguen a las copas de todos los amantes del vino.

    Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar